La DGT pone drones para vigilar las carreteras en el puente de mayo

La DGT pone drones para vigilar las carreteras en el puente de mayo

No nos cansaremos de repetir la gran variedad de utilidades que tienen los drones, y en este puente de mayo tenemos un nuevo ejemplo. La Dirección General de Tráfico (DGT) ha apostado por el uso de drones para vigilar el tráfico en las carreteras.

De esta manera, se demuestra que los drones no solo tienen fines recreativos, sino que pueden velar por la seguridad de todos nosotros. Ya los hemos visto utilizar con ese objetivo en entornos industriales, donde permiten tener un seguimiento más preciso y a tiempo real de todo lo que acontecen en los procesos de producción y manejo de maquinaria pesada, por lo que contribuyen a una mayor prevención de accidentes laborales. En este caso, serán los accidentes de tráfico los que pueden verse reducidos gracias a las imágenes que ofrecen los drones.

Sin duda, las carreteras serán un lugar más seguro para los conductores, ya que las cámaras incorporadas a los drones enviarán imágenes a la DGT para informar en todo momento de la situación de las carreteras. Los cuatro días de fiesta que tiene este puente, del 28 de abril al 1 de mayo, o incluso cinco en la Comunidad de Madrid, donde el 2 también es festivo, van a suponer un alto volumen de desplazamientos por carretera, y la DGT espera minimizar así los posibles percances y el objetivo es que haya 0 accidentes mortales.

¿Qué drones va a utilizar la DGT?

  • S900: Un dron diseñado para tomar imágenes a nivel profesional. Fabricado con un chasis de fibra de carbono, es robusto pero con un diseño ligero que le permite volar durante largos periodos de tiempo de manera estable. Pesa 3,3 kilos y lleva una batería que le permite volar hasta 18 minutos. Su precio ronda los 1000 euros.
  • Phantom 2: No incluye un dispositivo de grabación, por lo que se suele combinar con la GoPro. Se eleva hasta 300 y destaca por su autonomía (hasta 25 minutos), y cuando la batería llega a su fin se acciona un mecanismo de aterrizaje automático para impedir que caiga.
  • Phantom 4 Pro: Una versión más avanzada y sus aleaciones de magnesio y titanio lo convierten en un modelo ligero pero con gran resistencia al mismo tiempo. Con un sistema que le permite evitar obstáculos, es capaz de volar hasta media hora. Su cámara integrada cuenta con 20 megapíxels y tiene obturador mecánico para evitar distorsión en las imágenes, y su calidad se equipara a cámaras convencionales. Además, es ideal para la filmación aérea ya que graba vídeos H.264 4K a 60 f/s o H.265 4K a 30f/s con una tasa de 100 Mb/s. Es capaz de llegar a las 72 kilómetros por hora en el modo Sport, aunque también se estabiliza a 7 km/h (modo Tripod) para aumentar la precisión de grabación.
  • Matrice 2000: Con una gran durabilidad, es capaz de volar hasta 38 minutos y lo hace de manera estable con vientos de hasta 35 kilómetros por hora. Además, su diseño lo aísla del agua, de manera que si la climatología no acompaña puede seguir funcionando a pleno rendimiento. Este modelo suele utilizarse en misiones de rescate gracias a su capacidad para mantener enfocado un objeto o persona en movimiento, al mismo tiempo que toma imágenes de alta calidad. Cuenta con el sistema anticolisión FlightAutonomy y el receptor ADS-B integrado ofrece mayor seguridad al informar sobre otras aeronaves tripuladas a tiempo real.


(Imagen: Norte de Castilla)