Las dificultades de ser un piloto de drones

Las dificultades de ser un piloto de drones

A pesar de la importancia que están cobrando los drones en los últimos tiempos, pilotarlos no es tan fácil como podría parecer. Son unos dispositivos complejos y se requiere cierto tiempo para conocer su funcionamiento y aprender a manejarlos.

Ser piloto de drones es una experiencia muy gratificante, ya que permite captar imágenes desde lugares insospechados, por lo que te ayudará a tener una perspectiva diferente del mundo. Lógicamente, cualquiera no puede ponerse a pilotar drones, así que existen diferentes lugares de España en los que formarse para aprender a hacerlo de forma profesional.

Curso de piloto de drones

El curso oficial de piloto de drone profesional es impartido por AESA, la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, que certifica la capacidad de operar por control remoto dispositivos de hasta 150 kilos de peso.

Para aprobarlo, existe un programa de formación de 81 horas que reúne conocimientos de aspectos como la navegación y la interpretación de mapas, la fraseología y la comunicación, la meteorología o prácticas de entrenamiento para volar drones profesionales.

Si quieres hacer este curso, existen más de 20 escuelas por toda España para que te especialices en las diferentes aplicaciones que puede tener un drone e interiorizar todos los conocimientos y habilidades pertinentes para trabajar como piloto profesional de drones.

Trabajar con drones

El potencial de los drones ha ido aumentando gracias a las mejoras tecnológicas. Los sistemas de control son más precisos y ha aumentado su autonomía, lo que permite hacer análisis más largos y ajustados a la realidad.

De esta manera, son numerosos los sectores que optan por el trabajo con drones para realizar tareas que hasta no podían ejecutarse con la misma seguridad y exactitud. La combinación de los drones con equipos fotográficos permite tener una visión a tiempo real desde perspectivas hasta ahora desconocidas, por lo que estos dispositivos aportan un valor añadido muy importante.

Por ejemplo, en sectores como en el de la agricultura, donde hay grandes extensiones de terreno con las que trabajar, el uso de los drones permite un reconocimiento ágil y preciso que ahorra tiempo y dinero, por lo que se convierten en una apuesta segura con una excelente relación calidad-precio. De todas formas, si no quieres hacer una inversión para tenerlos en propiedad, puedes contactar con una agencia especializada como la nuestra para contar con equipamiento de última generación y pilotos experimentados.

Las imágenes que se consiguen tomar son de gran calidad, de forma que se puede crear un producto que se ajuste a las necesidades del cliente, ya que puede tener un componente más artístico o más práctico, dependiendo de la finalidad. Entre nuestro equipo contamos con los mejores drones del mercado, como el Phantom 4 PRO o el Inspire 1 PRO X5, y las máquinas fotográficos consiguen resoluciones de 4K para tener la mayor nitidez posible. De esta manera, nuestros clientes obtienen los mejores contenidos y no se tienen que preocupar por otros aspectos como la seguridad o la certificación para pilotar.


(Imagen: NIAS)